Los parados ya no pueden cotizar la Seguridad Social ni el IRPF. El Estado ha dejado de recaudar 1.800 millones de euros.

Se vacían las arcas

Mejores Momentos