Conversar y comer con los hijos produce una mejora en su rendimiento escolar

El Consejo Escolar del Estado ha recomendado realizar actividades en familia, dedicando todos los días un tiempo a conversar y realizar juntos una comida principal porque con ello se mejora el rendimiento académico de los alumnos.

Esta es una de las principales conclusiones del estudio "La participación de las familias en la educación escolar", presentado por el presidente de dicha institución, Francisco López Rupérez, y que se ha realizado para analizar la relación entre el grado de involucración de los padres y el rendimiento académico de sus hijos.

La diferencia entre los estudiantes que hablan con sus padres y los que no lo hacen nunca o pocas veces puede llegar al equivalente hasta dos cursos, según se desprende de uno de los apartados del informe PISA 2012 sobre Matemáticas, en el que no participó España, pero que puede extrapolarse a nuestro país, según María Castro, investigadora del estudio.

En concreto, según PISA, cuando las familias no comen nunca o casi nunca con los hijos, estos obtienen una puntuación de 485,7 en dicha asignatura.

Pero cuando realizan la comida principal juntos todos los días o casi todos la nota desde 530,9; "hay un diferencia de 45 puntos, lo que equivale a un año de escolarización", ha afirmado López Rupérez.

Ha asegurado que el informe ha sido aprobado por unanimidad en la Junta de Participación de los Consejo Escolares Autonómicos, ha destacado que estos hábitos recomendables no dependen del nivel socioeconómico o cultural de las familias y, sin embargo, resultan "efectivos" en el rendimiento escolar.

Mejores Momentos

Más de Ministerio de Justicia