Consejos de la Cruz Roja de cara a las vacaciones de los pequeños

Que un niño se pierda en una playa repleta de gente en verano es bastane más frecuente de lo que pensamos. Para que se hagan una idea, CRUZ ROJA atiende casi dos mil quinientas incidencias de este tipo cada temporada.

Situaciones muy angustiosas para los pequeños y los mayores que muchas veces no saben cómo actuar. Siempre es mejor, y más en casos como estos, prevenir que curar, pero si a usted se le pierde su hijo o su hija en una playa llena de gente y sombrillas, tenga en cuenta estas pautas que suelen repetir los niños a la hora de intentar localizarles.

Cualquier descuido puede desembocar en una pérdida. La mayoría de los casos se resuelven en cinco o diez minutos.Sin duda es un momento de angustia que sólo se alivia cuando el niño y sus padres se reencuentran.

Existen mecanismos para localizar con mayor agilidad a cualquier pequeño desaparecido. De antaño se escribía con bolígrafo en un brazo el número de teléfono y el nombre de los padres. Ahora, esa información se recoge en las pulseras que Cruz Roja distribuye. Muchos son los profesionales que velan por nuestra seguridad en verano. Pero, si ponemos un poco de nuestra parte, seguro que les facilitamos mucho la tarea.

Mejores Momentos