Aguirre acusa a la oposición de jugar a la "ruleta de los jueces" con la sanidad

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha acusado a la oposición y los sindicatos de idear una estrategia de obstrucción a las reformas sanitarias que supone "jugar a la ruleta de los jueces", en referencia a la casi veintena de recursos planteados contra la externalización hospitalaria.

En una intervención durante la reunión del Comité Ejecutivo Regional del PP de Madrid, Aguirre ha defendido el proceso de privatización de la gestión de seis hospitales públicos -paralizada en los tribunales- y considerado esta actitud algo impropio de un partido con vocación de gobierno como el PSM.

Aguirre ha reprobado la "estrategia de obstrucción" de "socialistas, comunistas y sindicatos" para impedir las reformas "a base de presentar querellas y demandas para ver si algún juez la considera".

"Y claro, alguno la admite", ha proseguido la presidenta del PP de Madrid, que ha apostillado que ningún tribunal ha resuelto sobre el fondo de la cuestión.

Aguirre ha sostenido que todos saben que el sistema sanitario de Madrid es magnífico "en general" y que todos los que han tenido o tienen la responsabilidad de gestionarlo saben que hay que introducir reformas o corre el peligro de deteriorarse.

Por ello, ha considerado "incomprensible" que se paralice los proyectos para aprovechar mejor los recursos, mejorar la condiciones de los médicos y cuidar mejor la salud de los ciudadanos.

Aguirre ha remarcado que la externalización de la gestión no es privatización, algo que sí se hizo en el pasado con Endesa, Iberia o Telefónica, o se va a hacer con AENA.

En el caso de los seis hospitales de Madrid cuya gestión el Ejecutivo regional pretende traspasar a empresas, ha proseguido, el servicio será público y gratuito, como lo es en el caso de otros cuatro hospitales de Madrid que ya tienen este modelo -Móstoles, Torrejón, Valdemoro y Jiménez Díaz".

Aguirre se ha quejado de que alguien pueda anular la función del poder ejecutivo, que es gobernar dentro de la ley y no "al albur de las querellas que se diseminan", puesto que siempre acaba habiendo algún juez que las admite a trámite y "paraliza" la legítima y democrática acción de Gobierno. E

Mejores Momentos