Los mejores juegos para disfrutar en la piscina

Los mejores juegos para disfrutar en la piscina

El verano es sinónimo de diversión y piscina, por esta razón te traemos los mejores juegos para disfrutar con los más pequeños dentro del agua.

Concurso de saltos

Un clásico entre los clásicos, el concurso de saltos. Siempre con precaución, evitando saltos arriesgados hacia atrás y saltos próximos al bordillo.

Los mejores juegos para disfrutar con los más pequeños dentro del agua. / ARCHIVO

Marco Polo

Uno «la queda» y los demás se distribuyen dentro de la piscina. El que la queda hace de Marco y debe cerrar los ojos. Los demás deberán intentar alejarse de Marco para no ser tocados, el cuál tendrá que adivinar donde están. Para ayudarse Marco puede gritar «Marco».

¡MAAAARCO!

Si Marco grita «Marco» todos los demás deben contestar diciendo «Polo» y así es como conseguirá averiguar donde están y perseguirles. Marco gana en el momento que toca a otro jugador que le tocará hacer de Marco.

Tiburón

Muy parecido al 'pilla pilla', con el extra añadido de que el que persigue al resto de niños es un 'tiburón', y podrá dar un pequeño pellizco o hacer que muerde de mentira al atrapar a uno de los niños que intentan escapar de sus fauces. El niño que hace de tiburón solo podrá desplazarse nadando.

El remolino

En este juego, cuantos más seáis, mejor. Es recomendable hacerlo en una piscina en la que se pueda hacer pie. Durante 5 ó 10 minutos, debéis andar o correr todos en círculo en la misma dirección. Cuando pase el tiempo, parad y resistid todo lo que podáis el remolino que habéis creado vosotros mismos.

Durante 5 ó 10 minutos, debéis andar o correr todos en círculo en la misma dirección

El que más aguante sin ser arrastrado al centro del círculo, gana. Este juego, además de ser un ejercicio muy bueno para las piernas, te enseñará a resistir corrientes de agua y mejorará tu concentración.

La pelota en el anillo

En una zona de la piscina que no cubra, debéis cogeros todos de la mano. Poner una pelota (cuanto más grande, mejor) en el centro del anillo que formáis.

El objetivo es que la pelota no te toque, si lo hace, estás eliminado y debes salir del anillo.

De esta forma, cada vez es más pequeño y más difícil no tocar la pelota. Gana el último que se quede sin tocarla. Con este juego mejorarás tus reflejos.