¿Cómo saber si tienes un problema de adicción a las nuevas tecnologías?

movil
movil |Redacción

Las nuevas tecnologías se han hecho imprescindibles para casi todos nosotros que recurrimos a ellas para consultar las noticias del día, hablar con nuestros seres querido e, incluso, encender las luces de casa.

Y es que la forma de relacionarnos ha cambiado por completo al no ser necesario estar en el mismo país del mundo, para poder ver a nuestros familiares y amigos.

Pero ¿Es suficiente con eso?, ¿Dónde está el límite en su utilización?

Nadie nos ha explicado de qué forma tenemos que usar toda la tecnología que hay a disposición de los usuarios y hasta qué punto es normal que podamos pasarnos días enteros navegando sin control.

Se discute si la adicción se produce con la tecnología o con los usos que se hace de ella

Para saber si podemos tener un problema de este tipo, Antonio Castaños, Director de la Asociación Tecnoeduc@ de Alicante y Especialista en intervención en adicciones, nos da algunas claves:

  • La anticipación de la actividad ocupa mentalmente a la persona de manera  redominante, aun cuando no esté realizándola.
  • Impulso irrefrenable de uso de la tecnología o sus contenidos y usos posibles Tolerancia.
  • Cada vez se produce una mayor necesidad y frecuencia de tal uso compulsivo para alcanzar el nivel de satisfacción esperado.
  • Síndrome de abstinencia. Aparece malestar significativo cuando no se puede utilizar.
  • Dependencia psicológica: La persona acude a dicho comportamiento para evadirse del malestar emocional o para obtener una satisfacción inmediata con él vinculada.
  • La Ocultación y la mentira, minimizando la frecuencia e intensidad del uso suelen encontrarse entre las personas afectadas.
  • Intentos infructuosos de controlar tales usos.
  • Se mantiene la conducta excesiva a pesar de los efectos negativos que produce.
“Se trata de una adicción comportamental o un uso desadaptativo de las nuevas tecnologías”

Y dentro de los problemas que ocasiona el abuso de las nuevas tecnologías está posible adicción a videojuegos online.

“Puede llevar al fracaso escolar, a la pérdida de trabajo o al fracaso matrimonial. El comportamiento de juego compulsivo tiende a desplazar las actividades sociales, escolares y familiares normales. Las notas de los estudiantes pueden ir en declive y finalmente llevar al fracaso académico. Se pueden desatender las responsabilidades familiares”, afirma Antonio.

“El uso normal sería el que no produciría efectos bio-psico-sociales que afectaran de manera notable la vida de la persona y sus opciones de futuro”

En cuanto al tipo de tratamiento, “las terapias psicológicas relacionadas con las adicciones comportamentales son específicas y diferentes de las producidas por drogas. De manera resumida, el tratamiento es puramente psicológico, ya que no se ha demostrado fármaco alguno eficaz al respecto”, nos explica el experto de la Asociación Tecnoeduc@ que, además, nos resume en qué consiste esta reeducación:

  • La aceptación del trastorno.
  • La identificación de otros trastornos relacionados con el de las TIC, que pudieran dificultar de no ser tratados el normal desarrollo de la terapia.
  • La autoobservación de las situaciones o estados emocionales y pensamientos automáticos vinculados a la compulsión.
  • El entrenamiento en técnicas de autocontrol de tal impulso.
  • La exposición progresiva, con control de estímulos y prevención de respuesta a la tecnología o el uso problemático.
  • La recuperación de los efectos psicosociales desadaptativos provocados por el trastorno.
  • La prevención de recaídas.
“La colaboración familiar se ha mostrado eficaz en otras adicciones”