Las nuevas tecnologías revolucionan las prótesis

Una tecnología que mejora la precisión y reduce el tiempo de quirófano y los costes
Una tecnología que mejora la precisión y reduce el tiempo de quirófano y los costes

Las prótesis llevan entre nosotros desde hace miles de años, de la mano de pioneros como los antiguos egipcios. Sin embargo, en el siglo XXI ha visto un florecimiento en estas tecnologías gracias a los avances en robótica, inteligencia artificial, informática e impresión 3D. Las nuevas prótesis no solo facilitan la vida a personas que han perdido una extremidad: también permiten que los paralíticos vuelvan a caminar e incluso que bebés con enfermedades incurables sobrevivan hasta adultos.

La llegada de la impresión 3D ha supuesto la mejora en el sector médico / ARCHIVO

El Hospital Gregorio Marañón de Madrid es pionero en aplicar las imágenes de las impresoras 3D domésticas a la cirugía ortopédica y de tumores. Una tecnología que mejora la precisión y reduce el tiempo de quirófano y los costes.

Cirugías más precisas y hasta un 40 % más cortas

Cirugías más precisas y hasta un 40 % más cortas son el resultado de usar impresoras 3D a nivel “doméstico” en los hospitales, una experiencia que desarrolla con éxito desde hace tiempo. Este hospital elabora sus propios modelos de prótesis para facilitar las intervenciones de tumores óseos.

Una situación que ha cambiado desde que las impresoras 3D son algo ya “doméstico”, lo que permite a este hospital mejorar la técnica de intervención de una forma mucho más barata y rápida.

Gracias a estas impresoras, y a partir de imágenes de TAC, se pueden reproducir tridimensionalmente en plástico huesos e incluso los propios tumores que se han desarrollado en ellos, de manera que el cirujano, antes de empezar a operar, visualiza claramente lo que se va a encontrar y puede planificar mejor su actuación.

Prótesis que transmiten al amputado la sensación de tacto

Cruzando el charco, los científicos de la Universidad de Case Western Reserve y la Universidad de Chicago han conseguido crear prótesis que transmiten al amputado la sensación de tacto necesaria para determinar la presión que deben aplicar.

La investigación fue publicada en la revista científica Science Translational Medicine, tras experimentar la utilidad de la invención con dos pacientes con manos amputadas.

La estimulación eléctrica da a los sujetos que experimentaron con esta tecnología la sensibilidad necesaria para saber cuánta presión aplicar a su prótesis, algo que les permitió interacciones con familiares y seres queridos más fluida.