El cerebro infantil, inmaduro y lleno de espontaneidad

Niñas jugando
Niñas jugando |Archivo

Todos nos hemos quedado boquiabiertos en alguna ocasión con las respuestas que dan los pequeños de la casa a ciertas preguntas o simplemente diciendo lo primero que se les pasa por la cabeza creando situaciones realmente cómicas.

Nuria Moreno Ayuso, psicóloga con la especialidad clínica-educativa, nos va a ayudar a entender el por qué de esa la sinceridad desmedida infantil que nos ha lleva a la conocida frase de... 'los niños siempre dicen la verdad'.

¿Cómo funciona el cerebro de los niños?

"Se suele explicar el cerebro diciendo que es como el director de una orquesta. Funciona dirigiendo nuestra vida a diario. Se forma a través de dos pilares fundamentales, la genética y el ambiente. Es por ello que no solo debemos atender a la parte biológica si no a la importancia de los cuidados y la educación que recibimos desde niños".

A medida que avanzamos en edad el cerebro madura y nos volvemos más racionales y menos intensos

¿En qué se diferencia del de un adulto?

"El cerebro infantil es mucho más plástico, más absorbente y más rápido. A medida que avanzamos en edad el cerebro cambia y madura. Gracias a ello nos volvemos más racionales, más conscientes y atentos, menos intensos y sobre todo aprendemos a distinguir entre la ficción y la realidad".

Decir lo que piensan sin filtro alguno, es una de las acciones más claras del cerebro inmaduro infantil

¿Por qué los niños y las personas mayores suelen decir casi todo lo que piensan?

"En el caso de los niños, aún no han construido un filtro de pensamiento racional, es por eso que en ellos prima actuar de forma impulsiva, con total espontaneidad. Decir lo que piensan sin filtro alguno, es una de las acciones más claras del cerebro inmaduro infantil. En el caso de las personas mayores, contrariamente, lo que ocurre es que el filtro que habíamos generado y que nos representaba de adultos como sensatos a la hora de expresarnos se va desinhibiendo, ocasionando de nuevo esta expresión poco premeditada".

¿Se parece el cerebro de un niño al de una persona mayor?

"Ambos cerebros corresponden a etapas evolutivas diferentes, las más distanciadas, es por ello que exhibirán claras diferencias (por ejemplo, el cerebro anciano tiene un procesamiento más lento). Pero también existen muchos 'neuromitos', es decir, creencias erróneas, sobre el cerebro de las personas mayores, por ejemplo, tanto en los niños como en ancianos, si nuestro cerebro está sano, seguirá produciendo neuronas, teniendo buena funcionalidad y siendo capaz de aprender cosas nuevas".