"La altura es como los ojos, me podía haber tocado azules"

"La altura es como los ojos, me podía haber tocado azules"

Si algo tienen claro nuestros protagonistas es que en la vida han hecho casi todo lo que se han propuesto, sin contar claro aquellas cosas imposibles de realizar por su baja estatura. Y cuando les preguntamos surgen las anécdotas pero hay algo en común en todos ellos: se sienten orgullosos de si mismos y no se ponen límites a llevar una vida normal como conducir un coche o tener hijos.

Mary nos dice que "todo lo que me he propuesto lo he hecho, con el tamaño que tengo he intentado hacerlo" y Lorena sentencia: "La altura es como los ojos me podía haber tocado, ojos marrones como los que tengo u ojos azules, es lo que ha tocado, pero no dejo de ser yo".

Y Jhony les recuerda a aquellos que preguntan no lo que no saben o deben que "soy técnico de segunda de electricista, de servicio técnico, es que tú no puedes cambiar un bombillo, ¿cómo que no puedo tío?, ¿para qué están las escaleras? Eres tonto"