Los Trastornos del Comportamiento Alimentario afectan a una de cada diez adolescentes

Los Trastornos del Comportamiento Alimentario afectan a una de cada diez adolescentes
Los Trastornos del Comportamiento Alimentario afectan a una de cada diez adolescentes

Los Trastornos del Comportamiento Alimentario son manifestaciones de una perturbación psicológica de la personalidad que pueden llegar a poner en riesgo la vida de las personas que los padecen. La Organización Mundial de la Salud ha clasificado la anorexia y la bulimia como trastornos mentales y del comportamiento.

LA ANOREXIA NERVIOSA

Se manifiesta como una pérdida de peso excesiva por un ayuno autoimpuesto.

Se caracteriza por el miedo irracional a engordar y deseo obsesivo por adelgazar. Otra consecuencia es la distorsión severa de la imagen corporal, se ven gordos a pesar de estar por debajo del peso normal, o creen que una parte de su cuerpo es demasiado grasa. Tienen una preocupación desmedida por el peso y la figura.

LA BULIMIA NERVIOSA

Se manifiesta principalmente por ciclos de atracones seguidos de conductas purgativas con la intención de compensar dichos atracones. Estas conductas purgativas pueden ser vómitos, abuso de laxantes, diuréticos o realización de dietas restrictivas.

Se caracteriza por la realización de ingestas muy rápidas y a escondidas, más frecuentemente por la tarde/noche. Una sensación de pérdida de control, de no poder parar de comer durante los atracones y una distorsión de la imagen corporal.

Cifras sobre anorexia y bulimia

Es difícil estimar la prevalencia de estos trastornos, sin embargo la mayor parte de las investigaciones publicadas recientemente coincide en el aparente aumento del número de casos de estos trastornos en los países occidentales en los últimos 50 años.

En EE.UU la anorexia nerviosa supone ya la tercera enfermedad crónica más frecuente entre mujeres adolescentes, después de la obesidad y el asma.

En España los últimos estudios realizados coinciden en señalar una tasa de prevalencia de casos de TCA en población adolescente de alrededor del 4,1 - 4,5%.

En concreto, la anorexia se sitúa en torno al 0,3%, la bulimia en el 0,8% y el TCA no especificado en torno al 3,1% de la población femenina de entre 12 y 21 años.

La magnitud del problema es evidente, pues está afectando, en mayor o menor medida, al menos a una de cada diez chicas adolescentes.

Los TCA están vinculados de forma rotunda al sexo femenino y a la adolescencia.

Solo entre el 5 – 10 % de los afectados son hombres y en éstos se da con más frecuencia la bulimia o el síndrome por atracón que la anorexia nerviosa, aunque también entre ellas es superior la prevalencia de bulimia.

La edad de inicio en la anorexia nerviosa se sitúa frecuentemente entre los 13 y los 18 años, no obstante cada vez se están encontrando más casos tanto en niñas por debajo de esta edad como en mujeres adultas.

En el caso de la bulimia el inicio suele darse algo más tarde, entre los 18 y 25 años, aunque se está adelantando la edad de aparición y la enfermedad se manifiesta con más frecuencia entre los 24 y los 40 ya que, al no ser el deterioro físico tan severo como en la anorexia, el cuadro clínico pasa desapercibido durante años.