La vuelta del fútbol, ¿un salvavidas para los bares de Madrid?