1-0. Morata rescata al Atlético ante el Bayer Leverkusen

Un testarazo de Álvaro Morata en el minuto 77, siete después de haber entrado al terreno de juego, surgió al rescate del Atlético de Madrid, inofensivo, irreconocible, deprimido y al filo de la decepción del empate contra el Bayer Leverkusen, pero ganador a la espera de una reacción aún pendiente en el juego.

Hasta entonces, presionado por dos victorias en sus ocho partidos precedentes, el triunfo es oro para el equipo rojiblanco, porque le ofrece un tiempo que no tiene y que necesita para recomponerse, armarse y reencontrarse con un Atlético más acorde a su nivel, a su potencial y a la ambición de aspirar a cada uno de los títulos.

A la vez, le mantiene en el camino de los octavos de final de la Liga de Campeones, con siete puntos al ecuador de la fase de grupos, y restituye la confianza y el crédito en casa del equipo rojiblanco, capaz de vencer un duelo que apuntaba sí o sí al empate a nada.

El Atlético no jugó el partido que quería. Y eso es un problema, más aún para un bloque que predispone tanto cada movimiento, cada acción o cada sector. Ni manejó la pelota ni los espacios ni el control del encuentro como pretendía, exigido demasiadas veces para correr para atrás, por el contragolpe tan explícito de su oponente.

Ficha técnica

Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Giménez (Hermoso, m. 15), Felipe, Lodi; Herrera, Thomas, Koke (Morata, m. 70); Saul; Correa y Diego Costa

Bayer Leverkusen: Hradecky; Weiser, Tah, Sven Bender (Dragovic, m. 91), Lars Bender; Bellarabi, Baumgartlinger, Demirbay (Alario, m. 83), Amiri; Kai Haverz (Paulinho, m. 75); y Volland

Gol: 1-0, m. 77: Morata cabecea un centro desde la banda izquierda de Lodi

Árbitro: Artur Dias (Portugal). Amonestó al local Koke (m. 54) y al visitante Bellarabi (m. 37)

Incidencias: partido correspondiente a la tercera jornada del grupo D de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 58.000 espectadores.