Focus, un película sorprendente con el Will Smith más divertido

Focus, un película sorprendente con el Will Smith más divertido

El Megahit sin Cortes os propone con una divertida, vertiginosa, excitante, sexy, y absolutamente sorprendente película de estafadores de guante blanco hecha a la medida de uno de los actores más sorprendentes y con mayor carisma que ha dado Hollywood en las últimas décadas. Will Smith ya madurito, tengamos en cuenta que le conocemos desde que era un chaval, prácticamente no conoce el fracaso y su rentabilidad como cabecera de cartel rivaliza con la del mismísimo Harrison Ford.

Él es el primero que nos recomienda que, en la película que vamos a ver a continuación, estemos concentrados en todo momento. Que hagamos “Focus”; de ahí el título. ¿Por qué? Porque la mano siempre es más rápida que la vista y, aun así, por mucho que nos fijemos nos van a dar gato por liebre. Es a lo que él y su banda se dedican.

"La mano siempre es más rápida que la vista"

Nicky desde hace años y tiene una reputación a prueba de bomba. No es de extrañar; se da maña para lo más delicado, pero también para preparar golpes ejecutados como una maquinaria de relojería, en la que, casi siempre la mano izquierda no sabe lo que hace la derecha. Es tipo, elegante, carismático y siempre en guardia. Por así a Jess, aspirante a formar parte de tan aventurero grupo, la pilla con las manos en la masa en dos minutos. Pero como la chavala tiene, entre otras cosas, aptitudes para delincuencias varias, la adoptará como becaria. Y ya se sabe que cuando el romance entra por la puerta, el sentido común sale por la ventana. Si no, no sería tal.

Focus / Telemadrid
Una de las escenas de Focus

Estamos ante una superproducción que mezcla de maravilla el suspense y la comedia romántica que con plus de glamur y elegancia que muchas quisieran. Aquí todo son cochazos, relojazos, hotelazos, trajes de marca y joyones espectaculares, pero también hay dolorosos engaños, persecuciones de vértigo y acción a raudales. Se trata de un entretenidísimo pasatiempo plagado de trucos visuales a su medida y con inesperados giros en la intriga que nos van a tener en vilo casi dos horitas. Tiene una secuencia de arranque inmejorable y de ahí prácticamente no baja. Y buena culpa de ello la tiene la excelente química de la pareja protagonista que intercambia valencias con auténtica intuición y maestría.

Si Will Smith está, sin duda, entre la realeza de Hollywood lo cierto es que sus últimas y exitosas apariciones han sido un poco más estrambóticas de lo que nos tiene acostumbrados, sobre todo la de cierto escuadrón básicamente espeluznante. En ésta, Smith volvió a coincidir con Margot Robbie. Australiana. Una de esas actrices prodigiosas de enorme carisma a la que Hollywood le abrió las puertas cuando le plantó cara a Di Caprio siendo una recién llegada sin achantarse lo más mínimo. La nueva musa de Tarantino parece estar en su mejor momento. Además es trabajadora y concienzuda.