Deuda de Honor

Deuda de Honor

Ya teníamos ganas por aquí de ponernos las camperas y el sombrero de cuero, de ensillar el caballo y de irnos a trotar por esos lugares hacia los que se dirigieron los primeros colonos americanos, esperanzados y seguros de encontrar un lugar donde asentarse, formar una familia y cuidar de sus respectivas haciendas. Que bello sueño y que pronto se convertía en pesadilla en cuanto el continuo ulular del viento colocaba al más optimista al borde del precipicio emocional y la sequedad del aire cuarteaba la piel décadas antes de lo debido.

Deuda de honor
Deuda de honor

Mary Bee Caddy era maestra en Nueva York pero puso rumbo a Nebraska para probar suerte. Ahora es una señora mayor de 31 años que se ocupa de sus tierras sin necesitar ayudas varoniles, para pasmo de sus vecinos, pero que en realidad se siente muy sola. Dejemos que el destino chasqueé los dedos y veremos cómo salva la vida de un rufián y como contrapartida le obliga a ayudarla en una misión que le ha encargado su reverendo a regañadientes: llevar a tres mujeres a las que la durísima vida que eligieron ha enloquecido, hasta un refugio humanitario donde puedan recibir la atención que sus maridos no quieren, no pueden o no saben darles.

Paul Newman compró los derechos para llevar al cine la novela del oeste de Glendon Swarthout en la que se basa, a finales de los 80. Tras varios intentos fallidos de lograr un buen guion, abandonó.

El asalariado lo tiene claro (la frase) pero ni siquiera él se imagina hasta qué extremos les va a llevar su historia, en la que abundan las sorpresas y os aseguro que hay una que os va a dejar clavados en el asiento.

La cuarta película dirigida por Tommy Lee Jones, que se reserva uno de los dos papeles principales, es una, al parecer, muy exacta recreación de la implacable vida de los primeros colones americanos asentados en el medio Oeste hacia 1850, pero sobre todo de las mujeres que allí vivieron y sobrevivieron. “Deuda de honor” cuenta la historia de algunas de ellas. Nunca o casi nunca personajes centrales en el género del western, tenía que llegar esta noche para que empezáramos a conocerlas.

Deuda de honor / archivo
Deuda de honor / archivo

El director y protagonista se llevó a su espectacular reparto, con las ganadoras del Oscar Hilary Swank y Meryl Streep al frente hasta Nueva Méjico donde, en más de veinte localizaciones distintas a cual más inhóspita, escarpada o reseca, les utilizó con su permiso para narrar este cuento entre la conmiseración y el desencanto, maravillosamente fotografiado por Rodrigo Prieto, para cuyas imágenes el músico Marco Beltrani construyó lo que dio en llamar “un piano de viento”, con sonidos similares a los de un arpa oscura que reflejara como ese viento constante que acompaña los días de todos los personajes y del que no pueden refugiarse, dirige los pasos de sus vidas.

Filme de festivales – se presentó en Cannes - y de grandes críticas, “Deuda de honor” es considerado un western único. Sobre todo por su perfil cuasi feminista.

Y en el centro de la imagen, una de las actrices contemporáneas más interesantes, quizá por insólita. De nombre Hilary Swank.

Ha sido elegida por la revista People una de las 50 personas más bellas del mundo. Como Anne Hathaway. En fin, si no están mal pero… ¿en serio? ¿Entre las 50? ¿Y eso importa?

Le sirve de apoyo esta noche un actor incuestionable de la estirpe de si queréis saber algo, miradme a los ojos. Tommy Lee Jones tiene más de sesenta películas en su haber, cuatro candidaturas al Oscar; la última gracias al Lincoln de Spielberg, y hasta hace poco se quejaba de que siempre le ofrecían el papel del malo de la película.

Algunos periodistas saben por qué. A éste se le teme casi tanto como a Anthony Hopkins que, si le aburre la pregunta, te mira como si te fuera a comer crudo.
Subraya en cuanto puede que se considera simplemente “un actor de alquiler”. Aunque sabemos que lo dice con la boca chica, lo cierto es que tiene algunas para tirarle al río… de lava”

Ahora, una vez vistió de negro ya nada volvió a ser lo mismo. Desde entonces es, además de un tipo con prestigio, un actor muy popular. Hasta le ha hecho de mentor al legendario Capitán América, sin ningún tipo de complejos. Incluso ha interpretado a un vejete con andropausia y muy mala uva ante una Meryl Streep nada dispuesta a dejar que la llama se extinguiera sin que le temblara el pulso.

Por amistad hacia él, esa dama que ha conseguido que comprendamos todos lo que la palabra actriz engloba aceptó un papel secundario en el filme en el que demuestra dos cosas: que no hay papel sin salsa donde hay un gran actor – le saca tanto que lo deja pelado como pata de jamos bueno tras la navidad -, y que no hace falta grandes gestos para conseguir grandes momentos. Nos emociona con dos gestos y tres frases. Sus escenas con Tommy Lee Jones se rodaron en un solo día. Igual es que se sabían el texto y todo.

Además, gracias a la de esta noche, la Streep cumplió un viejo sueño: participar en un western. Sus escenas con Tommy Lee Jones se rodaron en un solo día.
Deuda de honor / archivo
Deuda de honor / archivo

Pero además, así tuvo la oportunidad de acompañar a una de sus dos hijas, actrices ambas, en su debut en el largometraje, con un papel destacado, porque refilones ya había hecho unos cuántos. Grace Gummer prefirió el apellido de su padre, esposo de la Streep desde hace cuarenta años y hay que decir que está muy bien acompañada esta noche de iniciación. Aparte de su madre, subrayamos a Miranda Otto, la guerrera Eowyn de la saga de los anillos. Añadamos dos veteranos de postín, uno más difícil de mirar que el otro: El dos veces candidato al Oscar John Lithgow y el ex apuesto James Spader, de imprescindible flequillo rubio, ahora ya caducado, en la legendaria “Sexo, mentiras y cintas de vídeo”. Además, el director le pidió prestado a los Coen dos de los actores de su universo habitual, el sandunguero Tim Blake Nelson y la jovencísima Haylee Steinfeld que después de casi ganar un Oscar a los 13 años, en otro western crepuscular y de grabar unos cuantos discos de éxito comparte estos días cartel con un transformer muy majete de nombre “Bumblebee”.

Siendo sinceros, ninguna de las dos hijas de la actriz - ni Grace más seria, ni la picassiana Mamie -, han heredado el gran talento de Streep. Pero se manejan con habilidad.

Vamos allá con las Meganews de la semana. Estas son las películas que llegarán lejos sólo si vosotros queréis.

MEGANEWS

“Venganza bajo cero” es el primer título de Liam Neeson, para este 2019, pero no el único, como no tardaremos en descubrir. Narrada en tono de comedia negra, se trata de un remake de la película noruega “Uno tras otro” que protagonizó el papá de los Skarsgard. Neeson representa a un conductor de quitanieves querido por todo su pueblo que se verá envuelto en turbios asuntos con una serie de narcotraficantes que no tardarán en conocer muy de cerca el lado oscuro del mencionado ciudadano ejemplar.

En España, siempre espabilados, se le ha colocado lo de la venganza en el título para conectarla con la taquillera saga protagonizada por el actor con la que no tiene nada que ver.

La saga de “Men in Black” renueva su elenco casi por completo, esta vez con Chris Hemsworth y Tessa Thompson como pareja de agentes intergalácticos más o menos espabilados aunque supervisados por un hosco Liam Neeson, el actor más acaparador de Hollywood. Si hasta ahora los Hombres de negro siempre se han encargado de mantener la Tierra a salvo de la escoria del universo, esta vez, la amenaza es interna: hay un topo dentro de la organización. poniéndoles las cosas complicadas a los terráqueos.

Tessa Thompson, actriz de color, interpretó a la Valkiria en la saga de “Thor”, también junto a Hemsworth, a pesar de que ésta es una diosa nórdica. Incorrecciones del empacho de corrección.

Este que vemos es nada más y nada menos que ese fenómeno llamado Christian Bale. Como ha pasado esta criatura de la extrema delgadez de “El maquinista” a este aspecto de haber festejado las navidades por siete nos tiene hablando solos. La culpa es de Dick Cheney, el que fuera vicepresidente de George Bush padre y cerebro en la sombra de la Guerra de Irak, al que representa en El vicio del poder”. Sin duda ya le ha merecido la pena porque ha ganado un Globo de Oro y tiene asegurada butaca preferente en las entregas de premios que se nos vienen encima.

Le recomendamos a Bale que utilice pero ya el método de Carmen Maura para estos menesteres: “Si tengo que hacer de gorda pongo cara de estarlo y punto”. Eso es poderío. Y sensatez.

Ya nos gustaría enviaros a la pradera esta noche, que siempre es mucho más agradable, pero vais de cabeza al desierto durante dos horitas en las que no vais a poder hurtar la mirada de la pantalla. Es lo que tienen las películas hipnóticas.

Deuda de honor / archivo
Deuda de honor / archivo