La rúsula, abundante aunque no comestible

La rúsula es una seta muy abundante en los montes madrileños. Se encuentra fácilmente en las laderas de los pinares. Alcanza tamaños considerables, aunque presenta una consistencia frágil. Tiene un sabor entre picante y amargo y no es comestible.