El macabro crimen de Laura Cerna, a juicio

11.04.2012

Tres cuchilladas pusieron fin a su vida. Su cuerpo acabó descuartizado, dentro de una maleta y abandonado a orillas del río Guadalquivir. Este fue el final de Laura Cerna, la mujer norteamericana brutalmente asesinada en agosto de 2010. Su verdugo, Antonio Gordillo, un camarero de 30 años que fue detenido una semana después de cometer el crimen. Desde entonces permanece en prisión provisional. Antonio admitió haber descuartizado el cuerpo de Laura pero no que la matara. Ante el juez aseguró que la víctima se cortó el cuello, cuando se negó a mantener relaciones sexuales con ella. La familia de Laura, vive desde entonces un auténtico calvario esperando que se haga justicia. Este jueves da comienzo el juicio por este crimen en el que un jurado será el encargado de juzgar los terribles hechos.