Eslovaquia-España, duelo por el liderato con aroma de encerrona

09.10.2014

Eslovaquia y España se juegan el liderato del Grupo C, tras ganar en la primera jornada camino de la Eurocopa 2016, con máximo respeto de la Roja a una selección que sorprendió a Ucrania y con la sospecha de encerrona en la pequeña localidad de Zilina en un estadio para tan solo 11.000 espectadores.

Llega la vigente campeona de Europa a uno de los partidos marcados en rojo por el seleccionador Vicente del Bosque. El salmantino advierte a sus jugadores de la importancia de un encuentro con todos los condicionantes para ser trampa.

CON PIQUÉ Y DIEGO COSTA

Ante una selección en auge, en una pequeña localidad que es la quinta en habitantes de toda Eslovaquia, mandando un gran partido para los locales a un estadio de poca capacidad pudiendo acogerlo en una ciudad mayor, con dudas por despejar en el estado del césped.

Nada de servir de excusa para la nueva selección española que va tomando forma tras el fin de un ciclo en el Mundial 2016. Con Del Bosque introduciendo nuevas variantes, intentando afectar lo menos posible al estilo del éxito pero cambiándolas si la apuesta en ataque es Raúl García y Diego Costa, futbolistas con un gen distinto al fútbol de toque.

La responsabilidad de mantener la identidad recaerá en Andrés Iniesta, Koke Resurrección y Cesc Fábregas. De ellos debe nacer el juego que guíe a la selección española en su primer partido de clasificación a domicilio. Los números muestran que no es tarea sencilla. En la antigua Checoslovaquia jugó España en cinco ocasiones y perdió en todas.

Contra Eslovaquia no conoce la derrota pero sólo venció en una ocasión, en 1997 gracias a los goles de Kiko Narváez y Guillermo Amor (1-2). El último precedente fue un empate con sabor a triunfo (1-1), ya que sellaba el pase al Mundial 2006 en la repesca.

Regresa Gerard Piqué directo al equipo titular. Con Del Bosque dando prioridad a temas deportivos y silenciando asuntos políticos. Olvidando el pésimo Mundial que hizo el central catalán y acudiendo a él ante el "déficit de centrales" que asegura sufrir. Se agrava con la ausencia de Sergio Ramos, con una lesión en el sóleo. La pareja de Piqué será Raúl Albiol.