El Oporto mide la euforia del Atlético

01.10.2013

El Atlético de Madrid afrontará este martes (20.45 horas/La1) ante el Oporto portugués el segundo envite de la fase de grupos de la Liga de Campeones, en el Estadio do Dragao, en donde luchará con el que se presenta como su gran rival para el primer puesto avalado por el reforzamiento moral y deportivo que ha supuesto su brillante victoria en el derbi.

Sin apenas tiempo para disfrutar del importantísimo triunfo cosechado este fin de semana en el Santiago Bernabéu ante el Real Madrid, victoria con la que los 'colchoneros' firmaron el mejor arranque de temporada de toda su historia y pusieron fin a 14 años de sequía de victorias en los duelos ligueros ante el máximo rival de la ciudad, el equipo de Diego Pablo Simeone viaja ahora a un siempre complicado emplazamiento con la idea de mantener su imbatibilidad también en Europa.

Y es que el Oporto es un clásico del fútbol continental que se presenta como un nuevo examen para medir las aspiraciones del 'partido a partido' del Atlético. El conjunto de Paulo Fonseca es siempre muy difícil de abordar en su estadio y siempre ha sabido sobreponerse a la marcha de sus referencias año tras año (Falcao, James Rodríguez, Moutinho) para seguir siendo un rival muy competitivo, algo que en lo que rivalizará con su visitante.

Tal y como pasara ante el Zenit de San Petersburgo, de nuevo el técnico argentino no podrá con Diego Costa, clave el sábado y principal referencia ofensiva en este primer tramo de campaña, pero que deberá cumplir su último partido de sanción de la expulsión del año pasado en la Europa League.

Además, el 'Cholo' tampoco tendrá a su disposición, como sucediera en el derbi, con Mario Suárez, ni con Adrián, quien continúa con su proceso de recuperación de la fractura de pómulo que sufrió en la primera jornada ante los rusos. De este modo, Raúl García, centrocampista pero aliado con el gol en este inicio de temporada, y Tiago, se perfilan como los sustitutos del hispano-brasileño y del canterano, respectivamente.