La polémica marca la Supercopa de España

La nueva Supercopa de España es especial, novedosa, pero sobre todo es polémica. La Real Federación Española de Fútbol estrena nuevo formato, pero lejos de nuestras fronteras y con todo lo que eso conlleva.

A seis horas en avión, con un campo de entrenamiento que nada tiene que ver con el espectacular estadio King Abdullah Sports City y sin el aliento de la afición española.

Cruces de la Supercopa de España

Apenas se han vendido 1.000 entradas de las 12.000 disponibles. 700 del Real Madrid, pero la mayoría son seguidores que están en Arabia Saudí; 300 del FC Barcelona, pero más llama la atención las 50 vendidas por el Atlético de Madrid y las 26 por el Valencia CF.

La Federación recibe 40 millones de euros por exportar el torneo, de los cuales 20 se repartirán entre los cuatro finalistas.

Amnistía presenta su propia 'alineación de fútbol' frente la embajada de Arabia Saudí

Activistas de Amnistía Internacional se alinearán como un equipo de fútbol frente a la puerta de la embajada de Arabia Saudí en Madrid este miércoles -coincidiendo con el arranque de la Supercopa en la ciudad saudita de Yeda- para exigir la libertad de las activistas detenidas por defender los derechos de la mujer.

Con este acto, Amnistía reclama la libertad de Loujaini al-Hatoul y de otras activistas, que permanecen detenidas en Arabia Saudí desde marzo de 2018 por defender los derechos de la mujer.

El propósito de esta iniciativa es que la atención que acapara la Supercopa, que desde el mundo del fútbol han designado como la Supercopa de la Igualdad, sirva realmente para mejorar la situación de las mujeres en Arabia Saudí y para exigir la libertad de las activistas detenidas por esta causa. Hasta la fecha, más de 10.000 personas han respaldado la petición de Amnistía con este objetivo.

Mejores Momentos

Más de Real Madrid