Orlando Ortega: "Ha sido la medalla más difícil de mi vida, sabe a oro"

Orlando Ortega: "Ha sido la medalla más difícil de mi vida, sabe a oro"

Orlando Ortega, atleta español que terminó adjudicándose la medalla de bronce en los 110 metros vallas de los Mundiales de Doha, ha dicho a su llegada a Madrid, que la medalla de bronce obtenida "sabe a oro por todo lo ocurrido este año".

"Se puede decir que sí. Es la medalla más difícil de mi vida. Pero igual estoy contento, superorgulloso de obtener esta medalla porque creo que es siempre mejor una medalla que nada. No se sabía nada hasta ultima hora por las decisiones y las protestas", comentó el atleta de origen cubano en el aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid-Barajas.

La IAAF da un paso atrás y entrega la medalla de bronce a Orlando Ortega

"Quiero darle las gracias a la federación sobre todo. Ellos han sido un factor fundamental a la hora de hacer las reclamaciones. También quiero agradecer al pueblo español por estar ahí siempre apoyando en cada momento y dando todo lo mejor para que pudiéramos lograr esta medalla", apuntó Orlando.

Ortega admitió que las primeras horas después de la carrera fueron "muy tristes" para él. "No me lo esperaba, la verdad. Gracias a Dios al día siguiente, antes de la entrega de premios, me empezaron a dar información de que había otra nueva propuesta y eso me dio un poquito más de esperanza y más fuerza para seguir aguantando ese largo día de tristeza. Al final, contento", señaló Ortega.

Doha 2019, los mejores mundiales de la historia del atletismo en marcas

El atleta de 28 años confesó que pasó unas "4 ó 5 horas" sin ver las imágenes de la competición. "Fue algo difícil porque no salía de mi mente lo que había pasado, pero al final son cosas que no están mis manos. Fue triste y sumamente duro, pero gracias a Dios he logrado pasar pagina rápido y ahora tengo la mente puesta en lo que viene, en (los Juegos Olímpicos de) Tokio (de 2020). Estoy con muchas ganas y mucha ilusión. Que esto no vuelva a repetirse e intentar sacar lo mejor posible", prosiguió Orlando Ortega.

Ortega, que fue obstruido por el jamaicano Omar McLeod durante la carrera, dijo que todavía no ha tenido la "oportunidad de hablar" con él. "Si llega un día en el que durante una competición nos volvemos a ver las caras, quién sabe. Yo no tengo nada que decirle. Si él se acerca y quiere hablar conmigo, yo siempre tengo las puertas abiertas y nunca he tenido un problema con un compañero. Lo que pasó se queda en la pista, pero obviamente yo me quedo muy dolido porque podría haber tenido un mejor resultado, que era lo que esperaba", indicó el atleta español.

El ganador del bronce confesó que al ponerse la medalla pensó en "todas las horas de trabajo y dedicación". "Este deporte es muy sacrificado. Para mí mucho más en mi mente porque prácticamente estoy solo. Mi familia está muy lejos y tener ese apoyo del día a día es casi imposible, aunque podemos hablar por teléfono".

"Han sido muchas horas de trabajo y sacrificio y ver que pasa esto en una final mundialista fue un poco frustrante. Por eso estoy un poco resentido. Si hubiese sido en un mitin o en una carrera de la Liga de Diamante, uno dice ya está, ya pasó, pero ha sido un Mundial en el que todo el mundo estaba a la espera y creo que esa fue la parte más difícil, saber que ha pasado un año entero sacrificándome y entrenándome para llegar a ese momento a tope y que pasen estas cosas obviamente te da mucha tristeza", afirmó.

Por ultimo, Ortega habló sobre la poca asistencia de publico que presentó el mundial catarí. "Yo lo eché de menos personalmente porque me gusta correr con mucho público. Es cierto que los primeros días fueron un poco raros. Al final iban pasando los días y se iba llenando el estadio. Las últimas jornadas fueron muy bonitas con el estadio lleno", concluyó.

Mejores Momentos

Más de Atletismo