Carlos Sainz busca, a sus 57 años, ganar su tercer Rally Dakar

Carlos Sainz busca, a sus 57 años, ganar su tercer Rally Dakar

Carlos Sainz (Mini) no tiene límites, a sus 57 años y a punto de afrontar una nueva edición de Rally Dakar en Arabia Saudí, ya que cuando corre no piensa "en la edad, sino en ganar", afrontando la competición "con las mismas ganas y la misma motivación" que al principio de su carrera.

"Afronto la competición con la misma ilusión y las mismas ganas, y con el pensamiento de que puedo seguir ganando, si no, no estaría aquí. Yo sé que soy el piloto más veterano que ha conseguido ganar la carrera, pero me gustaría pasar el límite de 55 años, a 57 este año. No pienso en la edad cuando corro, pienso en ganar", recalca en una entrevista con Europa Press.

El madrileño considera que su motivación sigue "intacta" para enfrentarse con su compañero y copiloto Lucas Cruz al Rally Dakar que tendrá lugar del 5 al 17 de enero en Arabia Saudí, donde le gustaría acabar con una "sensación diferente" a la de la edición pasada, en la que encaró problemas desde la tercera etapa.

"Yo sigo viviendo cada test, cada prueba. Aunque el año pasado no salió bien, todo fue un fastidio, cada día salían mal las cosas. Solo el último día pudimos hacer una buena carrera y ganamos. Pero igualmente la motivación está clara, y es por la pasión que tengo por las carreras", asegura Carlos Sainz.

El piloto reconoce que afrontan un Dakar "más abierto" que en las ediciones anteriores, con etapas "muy largas, que pueden complicar las cosas", aunque prefiere "no hacer valoraciones a priori". "Hay días de más de 500 kilómetros, en concreto tres, y días de más de 400. Antes de empezar tiene buena pinta, parece que es un terreno que nos va a exigir bastante a los pilotos y a las mecánicas".

"Además, creo que la temperatura es más baja que en otras ocasiones, con lo cual el calor no será tan agobiante como en Sudamérica. No voy a decir nada aún, pero sé que hay carreras largas y eso siempre lo complica. Cuantos más kilómetros, más cosas pueden pasar", añade.

En este sentido, Sainz subrayó que el Rally Dakar es una prueba "impredecible", donde pueden pasar muchas cosas y hay que intentar "no volverse loco". "Hay días que piensas una cosa y pasa otra. El que de repente sale el séptimo encuentra un hueco y todo cambia, por eso tienes que resetear después de cada prueba, aunque te haya ido mal un día. Hay que ir con cabeza, pensando en cada día", explica.

Repite con Mini

El madrileño y dos veces campeón en 2010 y 2018 volverá a competir con Mini, por segunda vez, equipo en el que "confía", tras todas las mejoras realizadas en el coche. "Hemos hecho los deberes desde el año pasado. Mi compañero de equipo, Stéphane Peterhansel, y yo somos dos buenos pilotos para pelear por la victoria, quiero pensar eso", señala.

Además, reconoce que, aunque le hubiese gustado hacer "más pruebas y mejorar más cosas", han trabajado "bien" en las carreras previas realizadas las últimas semanas, para poder "pelearle la victoria a Toyota", actual campeón. "La última carrera pensábamos que iba a estar más cerca de por donde pasará el Dakar, pero sí nos ha dado un cierto conocimiento del país".

Todo lo que necesitas saber del Dakar 2020