Plato y Placer

Buenos Días Madrid

| 15.11.2012

Con la crisis y las estrecheces económicas ha revivido la forma de comercio más antigua del mundo: el trueque. Una fórmula que permite cambiar bienes o servicios entre personas sin necesidad de dinero. La última iniciativa en este sentido nos llega de un restaurante de Madrid. Allí es posible pagar la factura, o al menos una parte de ella, con esos objetos que todos tenemos en casa -¡en buen estado!- y que no utilizamos.