"Nos drogan y nos engañan para ejercer la prostitución", dicen las compañeras de la mujer muerta en Marconi

"Nos drogan y nos engañan para ejercer la prostitución", dicen las compañeras de la mujer muerta en Marconi

El pasado fin de semana la Policía localizó el cadáver de una mujer en avanzado estado de descomposición en un descampado de la Colonia Marconi. Llevaba meses allí y, al parecer, ejercía la prostitución. La mujer, española, tenía una hija que fue al parecer quien denunció su desaparición ocurrida el pasado mes de junio.

Esta muerte ha dado pie a que salgan a la luz las historias de las mujeres que practican la prostitución en el polígono Marconi de Villaverde. Las compañeras de la mujer muerta denuncian en exclusiva al programa Buenos Días Madrid de Telemadrid que han sido engañadas para practicar la prostitución.

Los proxenetas de Marconi obligan a la esclavitud sexual y drogan a las chicas que traen a Madrid engañadas

Miedo a perder la vida

Recogemos el testimonio de una joven sudamericana, estudiante, que vino a España a hacer un curso y que de la noche a la mañana se encontró en un burdel y que temió muchas veces por su vida. "Lo peor de mi experiencia fue tener que drogarme para poder hacer la prostitución", afirma.

Confiesa a Telemadrid esta joven que "tenía mucho miedo por los clientes con los que entraba en las habitaciones, porque eran muy agresivos y se drogaban tanto que tenías que hacer todo lo que ellos te pedían".

Otra de las mujeres que ejercen la prostitución en Marconi asegura que, además, de drogarse, "poco a poco te conviertes también en camello" por las presiones de los jefes.

Drogadas y engañadas

"Nos drogan y nos engañan para ejercer la prostitución", aseguran. Cuentan que se han visto obligadas a consumir drogas, a prostituirse como exclavas sexuales y algunas hasta son secuestradas después de llegar engañadas a Madrid.

Denuncian muchas de ellas que las mafias, después de traerlas a Madrid con promesa de trabajo, les quitan los pasaportes y las obligan a prostituirse para pagar una falsa deuda que supuestamente han contraído con ellos. De esta forma, logran retenerlas durante años.