Un madrileño inventa un ‘medidor de aforo’ con colores y sonidos para evitar contagios en sitios públicos

Un madrileño inventa un ‘medidor de aforo’ con colores y sonidos para evitar contagios en sitios públicos

Colores y sonidos para controlar aforos y garantizar la distancia de seguridad. Son los dispositivos que ha creado un inventor madrileño para evitar contagios en lugares especialmente concurridos, como restaurantes y hospitales.

Carlos Cardona, madrileño, ha inventado un aparato que mide tanto el aforo como la distancia que se debe guardar entre los asistentes en dicho espacio y explica a Telemadrid cómo funciona su invento, un aparato pequeño que se puede instalar en cualquier lugar público para cumplir con las medidas de seguridad por el coronavirus.

Garantizar la distancia en lugares públicos

Cardona ya ha instalado tres aparatos en un restaurante que ya están funcionando: dos que miden la distancia entre personas y otro para el aforo en el salón. La distancia se mide mediante colores y sonidos.

“Cuando las personas se van acercando va cambiando de color y suena un sonido cada vez más fuerte si la distancia es demasiado corta”, señala. Afirma Cardona que el dispositivo está pensado principalmente para lugares en los que la distancia hay que mantenerla sí o sí, como hospitales, ambulatorios, geriátricos, aunque también se puede usar en restaurantes, discotecas, etc.

Como el sónar de los delfines

Carmona explica que sus sensores “están inspirados en el sónar de los delfines, que no es audible”. Estos aparatos extienden su radio de acción unos 5 metros por cada una de sus caras con la posibilidad, mediante una App para móvil, de modificar las distancias o anular algunas zonas. Hay varios modelos, desde uno con un solo brazo hasta los que tienen seis, que miden las distancias en 360 grados y cubre una superficie de hasta 640 metros cuadrados.