La Réplica: ¿Eliminarías los privilegios de los políticos?

La Réplica: ¿Eliminarías los privilegios de los políticos?

La inhabilitación del Tribunal Supremo ha acabado con la carrera política de Quim Torra. Pero no termina con sus privilegios por haber sido presidente de la Generalitat. Una vez que cumpla los 65 años, Torra tendrá derecho a percibir una pensión vitalicia de 91.941 euros anuales. Según la ley, además, podrá disponer de una oficina propia, una dotación para gastos, un coche oficial con chófer y servicios de seguridad.

Este miércoles en La Réplica: ¿Eliminarías los privilegios de los políticos?

Fernando Jáuregui y María Jamardo contraponen sus puntos de vista.

Fernando Jáuregui apunta al empezar que cree que parte evidentemente como perdedor porque “claro que yo eliminaría los privilegios de los políticos, incluso a algunos no les pagaría ni el sueldo, porque a mí ver que se ponen a discutir sobre las estatuas de Indalecio Prieto y Largo Caballero con la que está cayendo, pues les quitaría el sueldo. Pero, dicho esto, a los representantes públicos hay que pagarles y sobre todo lo que no se puede es instalar una retroactividad, como el caso de Torra por ejemplo. Que está claro que es un desastre, pero está inhabilitado ahora, no con carácter retroactivo, por lo que no nos queda más remedio que pagarle y tratarle como un expresidente como la ley indica”.

A María Jamardo le llama la atención el sueldo vitalicio para Quim Torra “está recogido así en la Ley para los expresidentes del Gobierno y de las comunidades autónomas, con una oficina a su disposición y coche oficial y me parece innecesario. Los sueldos de los ministros y otros altos cargos en muchos casos es inferior al de los presidentes de las comunidades autónomas, el presidente del Gobierno gana menos que el presidente de la Generalitat, eso es bastante discutible. Sin embargo creo que hay una serie muy larga de privilegios que ostentan los ministros, los senadores, los diputados y los presidentes del Gobierno en activo que ya nos gustaría soñar al resto de los mortales”.

Fernando Jáuregui dice que a quien ha sido representante público “y ha prestado un servicio a la comunidad hay que recompensárselo. No es verdad lo que dice María Jamardo, que en España se pague más y se trate mejor a los ex, no es verdad. A lo mejor a mí también me gustaría dejar a Torra sin nada de nada, pero no nos queda más que aguantar la ley, aforamientos, inviolabilidades, que habría que cambiar, porque es la legalidad. Y se da la paradoja de que quien quiere destruir el Estado, mantiene los derechos y deberes correspondientes al rango que ha tenido”.

María Jamardo dice que “yo creo que si la política fuese lo que tiene que ser en España como lo es en otros países, las personas que han prestado unos servicios evidentemente habría que pagarles bien y que sean equiparables a las ofertas de la entidad privada que les pudieran ser interesantes, lo que no puede ser es premiar a aquellos que no han tenido ni una actividad en su vida, que prácticamente no han cotizado, que llegan como profesionales de la política y se van así, profesionalizados”.