¿Cómo es el jamón que venden los supermercados?

¿Cómo es el jamón que venden los supermercados?

¿Cuál es más sano: el jamón de york o el jamón cocido? Y no, no son lo mismo. El profesor Quevedo ha contado en Buenos Días Madrid las claves para saber exactamente qué tipo de producto estamos comprando.

El jamón de york se inventa en 1860 en la ciudad de York y es básicamente jamón cocido en salmuera, agua salada.

Hoy en día, a menudo los grandes supermercados venden como jamón de york algo que no lo es, así que, sobre todo en el caso del jamón que viene ya envasado y cortado en lonchas, no hay que contentarse con leer las letras grandes, sino también cerciorarse en el reverso de que realmente estamos comprando lo que creemos.

¿Qué jamón de york nos están vendiendo?

Hay tres gamas básicas de jamón:

  • Fiambre de jamón: suele costar unos 5€ el kilo y sólo la mitad de este producto es carne de cerdo
  • Jamón extra: lleva entre un 80-85% de carne y suele costar 10€ el kilo
  • Jamón completamente extra: tiene un porcentaje de carne superior al 85% y su precio ronda los 15€ por kilo

No hay ningún jamón que tenga el 100% de carne, ya que todos los productos tienen algún tipo de conservación, de un lado porque han sido cocidos en salmuera, y luego porque llevan productos que los ayudan a conservar.

Por otro lado, en los tipos de jamón que llevan un bajo porcentaje de carne, el resto suele estar formado por otros productos como fécula de patata, proteína de soja o azúcar.

Al igual que algunos alimentos tienen una falsa mala fama, otros tienen una indebida buena fama, como es el caso del jamón de york, ya que por lo general se suele pensar que es más sano de lo que realmente es: un producto procesado de carne, que no es la opción más sana, pero puede ser bueno en una dieta equilibrada.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Alimentación