La alpargatería Calzados Cantero, un símbolo de Chamberí, echa el cierre tras 64 años

La alpargatería Calzados Cantero, un símbolo de Chamberí, echa el cierre tras 64 años

Sin clientes no hay negocio y cada vez son más los establecimientos que echan el cierre. Desde principios de año en Madrid son ya unos 500. Tetuán y Carabanchel son los distritos más golpeados por la pandemia del coronavirus.

Ahora echa el cierre uno de los más emblemáticos y antiguos de Madrid: La alpargatería Calzados Cantero, que ha sido más que una tienda de calzados.

Era un símbolo en Chamberí, y ahora, 64 años después, va a cerrar definitivamente.

Al frente de ella está Diego, que ha cumplido ya 50 años como dependiente y sus dos compañeros. “Estamos muy apenados –asegura Diego a Telemadrid- pero no hay más solución”.

Anciana y con alzhéimer

La dueña de la alpargatería Calzados Cantero es Catalina Blanco, a quien todos llaman 'Cata'. Tiene 99 años y ahora vive en una residencia de ancianos cercana a Chamberí, en la Plaza del Dos de Mayo.

Tiene alzhéimer y seguramente ella ya no vaya a saber que su negocio se despide definitivamente. “Ella no merece pasar ninguna calamidad –dice Diego-; no se merece saber que se ha cerrado la tienda”.

Empleados como sus hijos

Con Diego dicen adiós al oficio también sus dos compañeros; uno de ellos se retira en Castellón, como el propio Diego, a punto de jubilarse. El otro es un hombre joven que pedirá el paro y buscará fortuna en otro trabajo. “Yo lo normal es que me jubile, mi compañero se irá con su familia y el más joven se irá al paro”, señala.

Calzados Cantero ha vendido alpargatas durante 64 años y los vecinos lamentan su cierre |TELEMADRID

Los empleados, que han sido para la dueña casi sus hijos, quieren liquidar, para no entrar en más pérdidas, y que el dinero que se obtenga de la venta pueda contribuir a que Cata viva lo mejor posible sus últimos años.

“No se puede volver atrás porque hemos recuperado fondos pero para pagar deudas y los sueldos –explica Diego- El cierre no tiene vuelta atrás. El local quedará cerrado y los herederos verán lo que hacen”.