Regreso a las aulas con preocupación de los padres y alegría entre los alumnos: “Voy a darles un abrazo de broma”

Regreso a las aulas con preocupación de los padres y alegría entre los alumnos: “Voy a darles un abrazo de broma”

Llegó el día. Este martes unos 412.000 alumnos de Primaria, de segundo ciclo de Educación Infantil (de 3 a 6 años) y de Educación especial vuelven al cole este martes después de seis meses sin clases por la pandemia de Covid-19.

Lo hacen bajo un estricto protocolo de seguridad: menos niños por aula, mascarilla obligatoria y uso de geles hidroalcohólicos. Todo un reto para el sector educativo. La presidenta regional ha enviado un mensaje de tranquilidad a la sociedad ante el inicio escolar “más difícil de la historia”

Los colegios están empezando ya a recibir a sus primeros alumnos. Llegan acompañados de sus padres y algunos no ocultan su preocupación por este inicio de un curso marcado por la incertidumbre.

En el Colegio Jorge Manrique de Usera, Diego, de 5 años y medio, llega con su mochila y su mascarilla porque, aunque puede no llevarla porque es obligatoria sólo a partir de los seis años, pero “él va a Primaria y tiene que llevarla”, dice su madre.

Ganas de ver a los amigos

Diego asegura a Telemadrid que tiene “muchas ganas” de ver los amigos y que sabe que les va a dar “un abrazo de broma”, refiriéndole a tocarse el codo. Sobre la mascarilla dice orgulloso que “me la ha hecho mi tía, no me la he comprado”.

Su madre comenta que “estamos un poco nerviosos, sobre todo por la familia donde hay tres personas mayores de riesgo”. Los nervios están siempre presentes en la vuelta a clase, puede que este año más.

Conscientes de los contagios

Rosi, una niña de 8 años, dice que tiene muchas ganas de ir a clase y que sabe que hay que ir con cuidado para no contagiarse con el virus “porque los mayores se pueden morir”.

Arrancan las clases este martes para los alumnos de 1º, 2º y 3º de educación Primaria, unas clases que tendrán un máximo de 20 alumnos, la mayoría de los padres están un poco preocupados por si sus hijos se contagian, pero la mayoría de los alumnos están contentos por el regreso y algo nerviosos.