Multa con cámara anulada

Multa con cámara anulada

Saltarse un semáforo en rojo provoca una multa de 200 euros y cuatro puntos menos. La prueba llega a través de las cámaras instaladas en distintos puntos de la capital. Es lo que le pasó a una conductora que decidió recurrir la sanción al considerar que las fotografías ofrecían dudas. Y ganó. El juzgado ha anulado la multa. Nos hemos ido hasta el semáforo por el que fue denunciada.