La Fundación Madrina pide ayuda urgente para atender a las colas del hambre

La Fundación Madrina pide ayuda urgente para atender a las colas del hambre

Las colas del hambre aumentan y la Fundación Madrina se queda sin recursos. Por eso hace un llamamiento urgente, porque además del aporte económico, también necesita más voluntarios. Cada día atienden entre 300 y 400 personas bajo cita previa. Pero muchos otros se quedan sin recibir nada. Es la tragedia que viven cientos de personas a diario en nuestra ciudad por culpa de la crisis económica derivada de la pandemia.

Familias que viven al límite y recursos que se agotan

Cada día, cientos de personas hacen cola en alguno de los puntos que Fundación Madrina tiene distribuídos por la ciudad. Familias que llegan en torno a las 4 de la mañana con mantas para hacer frente al frío de la madrugada y poder acceder así a una bolsa con alimentos.

Muchas personas llegan a las 4 de la mañana en busca de un buen sitio en la cola 'del hambre'. La Fundación abre las puertas a las 10 de la mañana

Pero desde esta fundación de ayuda solidaria nos alertan: la comida es cada vez más escasa y faltan voluntarios que atiendan a todas estas personas. Y aunque solo pueden acudir con cita previa, muchos intentan a la desesperada buscarse un 'hueco' en la cola.

Son rostros con nombre y cada uno, con una situación particular, aunque todas relacionadas con la ausencia de trabajo. El caso de una mujer que cuidaba de una persona mayor que ingresó finalmente en una residencia y ahora se encuentra sin trabajo ni dinero para pagar las facturas de la casa ni para comprar alimentos, o la del joven que vive junto a su abuela sin recursos.

La Fundación madrina invierte 10.000 euros a la semana en alimentos

Es el caso también de una mamá de un bebé de un mes, que recibía una renta mínima y al pedir el Ingreso Mínimo Vital, dejó de percibir ninguna ayuda... y espera y se desespera porque el Mínimo vital no llega.

En la mayor parte de los casos, son personas que no encuentran trabajo, que no reciben ningún tipo de ayuda y que no tienen dinero suficiente para sobrevivir.

"Llevo dos meses sin ayuda de ningún tipo", dice una joven. "Los asistentes sociales ya ni te atienden", añade otra.

La Fundación Madrina intenta ayudar gracias a la solidaridad de todos. Se gastan 10.000 euros a la semana en alimentos y atienden a una media de 300 a 400 personas al día.