Un CSI canino para luchar contra las cacas

El Ayuntamiento de Madrid estudia la creación de un registro de ADN de mascotas para identificar sus excrementos y así proceder a sancionar a los dueños que no recojan las cacas.

Sería una especie de CSI canino que habilitaría a la administración local para aplicar unas multas de entre 750 y 1.500 euros. Hemos comprobado que Madrid Río es desgraciadamente una zona donde hay multitud de excrementos, lo cual es bastante desagradable en zonas ajardinadas, donde son menos visibles.

Mejores Momentos

Programas Completos