Bronca en un autobús en Madrid porque una mujer asmática no llevaba puesta la mascarilla

Bronca en un autobús en Madrid porque una mujer asmática no llevaba puesta la mascarilla

El uso obligatorio de la mascarillas en el transporte público ya está ocasionando los primeros enfrentamientos entre usuarios.

Este lunes, en un autobús de la EMT, en la línea E3, se vivió una bronca cuando a una pasajera que se le recriminó que no llevara mascarilla. La mujer se justificó alegando que era asmática y tenía problemas en los pulmones.

No se trata de un caso aislado. También hemos conocido como en Las Palmas un juez ha condenado a cuatro meses de cárcel y una multa un individuo que accedió al transporte público sin mascarilla, negándose a dejar el autobús cuando se le requirió.

La orden del Gobierno respecto al uso de mascarillas en el transporte público señala varias excepciones: menores de 6 años, personas que tengan su uso contraindicado por motivos de salud, como puede ser en personas asmáticas, o ciudadanos dependientes o con discapacidad con alteraciones de conducta que hagan inviable su uso.

En un principio, el uso de mascarillas en autobuses, metros o trenes no tenía excepciones, pero el Gobierno modificó la norma hace dos semanas incluyendo las excepciones indicadas.