En el PP algunos distinguen la política de los afectos personales

En el Intercambiador seguimos analizando la salida de Ángel Garrido del PP para “alistarse” en las filas de Ciudadanos. Felipe Serrano, jefe de informativos de Onda Madrid, afirma que el lío crece. “Su salida está obligando a retratarse a los antiguos compañeros del PP porque, una cosa es la política y otra, los afectos. Eran compañeros y ahora rivales. Hay varios niveles de cabreo como el de Pío García Escudero, Isabel Díaz Ayuso o Jose Luis Martínez-Almeida. Y otros menos hondos como el de Pedro Rollán, con el que se ha llamado, han intercambiado sus visiones pero seguirán siendo amigos”. Serrano recuerda que técnicamente Garrido sigue siendo diputado de la Asamblea y que el registro cierra hoy a las 14.00. “Veremos qué ocurre”, termina.

Ferrán Boiza de El Mundo, cree que la fuga ha aflorado enfrentamientos en el PP. De hecho, su periódico hoy lleva una entrevista con Garrido en el que afirma que el PP de Madrid está desmantelado. “Dice que hay un conflicto latente desde lo de Cifuentes que se ha agudizado por la creación de las listas electorales. Algunos militantes y dirigentes acusan a Pío García Escudero y Juan Carlos Vera, porque dicen que han colocado arbitrariamente a 10 y 15 personas de su confianza en los puestos de salida, pese a la oposición de las agrupaciones locales. Se está laminando a personas cercanas a Cifuentes y a Garrido”. Boiza cree que la clave está en el WhatApp que envió Garrido a un alto cargo de Génova al poco de cambiar de partido: “Pablo (Casado) no ha evitado que se ejecutara a todo el que me rodea”.