Cuatro recetas para calentar y comer

En nuestro recetario siempre debe contener recetas como las que hoy os presento, que a parte de ser toda una tentación por lo deliciosas que están, vais a descubrir la magia y la tranquilidad que se siente cuando se planifican platos que solo necesitan ser calentados u horneados unos minutos para poder compartirlos.

Otra de las ventajas de cocinar platos así, es que la mayoría pueden ser congelados para poder disfrutarlos en otro momento, lo que nos permite apartar una ración en un tupper y llevarlo a la oficina. Si os quedáis conmigo descubriréis la utilidad y el valor de tener en vuestras manos platos que os hagan la vida mucho, muchísimo más fácil.

Carne guisada

Milhojas de berenjena

Cestitas de pan con huevo y tomillo

Bacalao horneado con patatasy cherry