Rosa de la Fuente: “El problema de las novatadas es que es muy fácil entrar y muy difícil salir”

Obligar a beber alcohol con un embudo, incómodas depilaciones, tartazos en la cara .. Son algunas de las bromas pesadas y actos denigrantes a las que son sometidos algunos universitarios de las residencias y los colegios mayores en vísperas de la apertura del curso académico. Para combatir estos “ritos iniciáticos” por parte de los estudiantes veteranos hacia los de nuevo ingreso, se pone en marcha “Di no a las novatadas”. Campaña que ha detallado en el “Buenos Días Madrid” que presenta Ely Del Valle, Rosa De la Fuente, vicerrectora de Estudiantes de la Universidad Complutense.

Dentro de esta campaña y con el fin de eliminar estas prácticas vejatorias, Policia Municipal, Madrid Salud, la UCM, el distrito de Moncloa-Aravaca y la Asociación de Colegios Mayores trabajan de forma conjunta en un convenio en el que cada parte asume compromisos para identificar este tipo de actitudes y sancionarlas en la medida de lo posible.

Empieza en Madrid la campaña 'Di no a las novatadas'

Novatadas y coronavirus

Este curso es especial por la situación de la pandemia que vivimos. De ahí que la vicerrectora destaque que “Tenemos que generar contextos amables para que en este año tan difícil la vuelta a la universidad sea lo más segura para la integridad personal y colectiva de todos”

“Las novatadas pueden ser una amenaza a la privacidad e intimidad de los universitarios en época de Covid”

Tras un trabajo de diagnóstico profundo sobre estos actos de humillación, se ha llegado a la conclusión de que “hay una tendencia a la obediencia a la autoridad, a los veteranos, y también a la presión grupal que minimiza la importancia de esas actitudes vejatorias”.

El problema de las novatadas, sostiene, es que “es muy fácil entrar en esos rituales de los que se rebaja su gravedad justificándolos como una forma de integración divertida en el grupo, pero de los que es muy difícil salir”. Una vez que tienes que decir que no ya es tarde porque ya no sabes cómo hacerlo. Por eso es importante generar herramientas de apoyo a estos nuevos estudiantes.

Para ello, además de la implicación del equipo de dirección en identificar estos actos, la UCM dispone de PsiCallUCM, un servicio de atención psicológica por medios telemáticos dirigido a cubrir las necesidades psicosociales del alumnado que lo precisen.

Novedades de esta campaña

Este año se ha elaborado un plan de intervención a largo plazo, de tres años con la pretensión de erradicar las novatadas no mediante sanciones sino con mecanismos de integración entre colegiales basadas en actividades culturales, deportivas y creativas potenciando los aspectos positivos. Por desgracia, debido al coronavirus, se dificulta la realización de estas actividades este curso.

Hay un firme compromiso por parte de todos los implicados de “no tapar lo que está pasando” y de demostrar que existen estos comportamientos y culturas que se convierten en círculos viciosos de los que es muy difícil escapar.

Los estudiantes deben saber que existe una ley para regular esta práctica recogida en el Código Penal. El artículo 173.1 castiga con pena de prisión esta práctica bajo el título de ´De las torturas y otros delitos contra la integridad moral´ donde se recoge:

“El que infligiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años…”

Además, la propia Universidad Complutense ha tipificado las faltas que se pueden cometer con el sistema de novatadas en función de su gravedad, tanto las que pueden parecer menos nocivas como que un veterano pida a un novato que le haga la compra hasta los actos más graves que podrían ser constitutivos de delito.

Si fuese preciso, la UCM dispone de un estricto protocolo que contempla la expulsión del centro de los alumnos que promuevan o sean partícipes de esas novatadas.