Miguel Garrido: “No se pueden parar las medidas temporales cuando la actividad no se ha recuperado”

El presidente de la CEIM Miguel Garrido tiene clara su posición respecto a los Presupuestos Generales del Estados y así se lo traslada a Juan Pablo Colmenarejo en Buenos Días Madrid. “Más allá de lo político, nos preocupa el contenido de los presupuestos. Son expansivos pero poco realistas. Se dan unas previsiones que nadie se cree. Se consolida un incremento del nivel del gasto público y se plantean subidas a impuesto empresariales en un momento donde la situación requiere lo contrario. Desde el punto de vista económico son presupuestos contrarios a lo que ahora necesita nuestro país”.

Miguel Garrido ve en el reparto de fondos europeos un alivio y esperanza. “Los necesitamos, son imprescindibles que se haga un uso adecuado para transformar la economía y salvar a miles de empresas en situación precaria".

"De su buen uso dependerá que no perdamos buena parte del tejido empresarial. También es cierto que tenemos un desconocimiento (inquietud) de saber cómo se van a gestionar. Nos hubiera gustado un organismo independiente. Parece que va a depender de Moncloa y de alguno de los ministerios. Es importante, ya que nos jugamos tanto, es que los criterios sean para poder sobrellevar la situación en la que nos encontramos y garantizar un futuro de viabilidad”, asegura.

Las deudas de la pymes

El presidente de los empresarios madrileños analiza lo publicado por ABC del “pavor” de las pymes por el fin del aplazamiento de las deudas tributarias. “Hasta ahora las únicas medidas para salvar la situación eran puramente coyunturales. Los créditos ICO y los ERTES eran medidas paliativas para aguantar meses", manifiesta.

Cuando se diseñaron nadie pensó que la crisis fuera tan profunda y tan duradera. No tiene sentido que esas medidas que eran para entonces, se interrumpan de golpe. Nadie podría entender que las empresas puedan devolver de golpe y pagar las moratorias cuando la actividad no se ha recuperado. Evidentemente, de aquí al viernes habrá que tomar una solución porque si no, habrá una sangría de pymes, que no pueden pagar sus deudas”, asegura.

"No tiene sentido que las medidas temporales se paren cuando aún no se han tomado las medidas que se necesitan para la solvencia de las empresas”

Y continúa, “en tanto no se tomen medidas estructurales, como las que demandamos, ni se puede devolver, ni se puede respetar el mantenimiento de empleo. La realidad es que necesitamos medidas de más calado y la administración debe actuar con altura de miras. No tiene sentido que las medidas temporales se paren cuando aún no se han tomado las medidas que se necesitan para la solvencia de las empresas”.

Responsabilidad de la Administración

“En Madrid tenemos la posibilidad de abrir y estamos en una situación mejor. Pero también somos conscientes que las restricciones de movilidad del resto de España y del mundo, nos afecta y gravemente a las empresas madrileñas. En el mejor de los casos, los que siguen trabajando están teniendo una caída en la facturación superior al 30% respecto a la facturación del año anterior”, explica.

Sin turismo, sin cenas, sin barra y sin hostelería por decisión administrativa, “la situación para muchos es crítica en determinados zonas. No podemos ahogar a las empresas y exigirles cumplimientos de sus obligaciones cuando no tienen opción de realizar su actividad de manera normal. Es de cajón. Si de aquí al viernes esto no se soluciona, incurriríamos en una gravísima responsabilidad por parte de la administración que condenaría a miles de pymes y millones de personas sin trabajo”, señala.

La solución según Garrido pasaría por aplazar, por ejemplo, a los créditos ICO. “La dimensión de la crisis es mayor y las empresas se enfrentan con el problema de saber si van a poder sobrevivir. Es momento de pedir de manera contundente de ayudas directas a la empresa. Se piensa en las grandes empresas y para los miles de pequeñas empresas y autónomos que también son estratégicos para España. Al igual que hacen los países de la Unión. En los Presupuestos no viene contemplado pero es momento de reclamarlo. Hay que actuar de manera contundente, valiente y urgente”, dice.

Las vacunas, optimismo para las empresas

En el caso concreto de las medidas sanitarias necesarias que se van a aplicar en Madrid, Garrido habla de gastos extra “a los que deben ayudar para adaptar las empresas para que sean capaces de aguantar los próximos 3-6 meses. Las vacunas pueden cambiar la curva económica y somos optimistas. Pedimos a las administración autonómica y locales que apuesten por las empresas para que puedan adquirir los equipos y adaptarse a la nueva situación y en breve plazo vuelvan a generar recursos y actividad”.

Desánimo en el comercio

Sobre la campaña de Navidad, Garrido la da casi por perdida. “Hay que ser realistas y todos somos conscientes de que no va a ser igual y lo van a sufrir muchos comercias y la hostelería. Las cenas de Navidad de empresa y amigos inyección brutal y facturaban buena parte".

Señla Garrido que "en el comercio el 40% de las ventas se hacían estos meses y sabemos que no se va a recuperar. El desánimo puede cundir entre ellos, pueden ver que no hay luz al final del túnel, p ero sí la hay. Por eso, creo que hay que ayudar a las empresas a pesar de que ya sabemos que la campaña no será buena. Vamos a intentar que se pueda pasar la situación para volver a caminar”.

Mejores Momentos

Programas Completos