Miguel Aguado: "Una mascarilla tarda entre 300 y 400 años en descomponerse"

"Recuerdos inolvidables. La mascarilla es para ti, no para la naturaleza" es el lema de una campaña del gobierno de España, para evitar que los millones de mascarillas que se están utilizando en España, cada día, no acaben contaminando gravemente nuestro entorno. Especialmente ahora, en la temporada de vacaciones, cuando visitaremos el campo, la playa... hay que recordar que "una mascarilla tarda entre 300 y 400 años en degradarse en la naturaleza", tal y como nos ha explicado Miguel Aguado, divulgador.

Las mascarillas para que sean eficaces están compuestas de fibras de plástico, celulosa, etc. componentes que son muy perjudiciales si se abandonan esas mascarillas en la naturaleza.

Aguado ha señalado que cada vez se están encontrando un mayor número de mascarillas tiradas tanto en la ciudad como en la naturaleza. Un problema muy serio que implica un doble perjuicio, primero para las personas que se exponen al tener que recoger esas mascarillas y en la naturaleza por la contaminación que supone y porque algunas especies animales terminan comiéndoselas y pueden morir