Buenos Días Madrid (09:00-10:00) 19.07.2018

Después de más de 12 horas de búsqueda, Luciano Simón Gómez, más conocido como el Rambo de Cantabria, ha sido detenido a la 1 de esta madrugada, cuando intentaba volver a su casa, en Turieno. Allí había pasado más de 11 horas atrincherado con una escopeta, con la que había disparado en más de 20 ocasiones y había herido a un guardia civil en el pie. Y de ahí había huido sin que los agentes se dieran cuenta para ocultarse en los montes de Camaleño, que conocía perfectamente.

Los vecinos de la comarca lo han pasado francamente mal en todo ese tiempo, porque la Guardia Civil, que desplegó a más de 100 agentes y un helicóptero en la zona, les había advertido que el fugado era muy peligroso, y que iba armado a pesar de no tener licencia. También les había pedido que se quedaran en sus casas con las puertas, ventanas y persianas cerradas. No está muy claro por qué empezó todo pero sí sabemos que fue el hermano del detenido quien llamó a la guardia civil después de haber tenido una discusión con él y de que este amenazara con una navaja a varios familiares.

Simón, de 58 años, que contaba con antecedentes por consumo y tráfico de drogas, se confió en que su búsqueda se limitaba a los montes de Camaleño y, cuando volvió a su casa, fue detenido por los agentes, que esperaban ocultos. Por cierto, que el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, ha tenido que borrar un twitt que escribió mientras se intentaba localizar al detenido en el que ponía "chapuza total" porque, lógicamente, las críticas de la Guardia Civil fueron inmediatas.

Tertulia con Miguel Oliver y Pedro Mansilla.

Mejores Momentos

Programas Completos