Aquí no hay playa. Programa del viernes 16 de marzo de 2012

Error esperpéntico en el AVE que ayer por la tarde hacía el recorrido entre Madrid y Barcelona, con parada en Lleida. En lugar de parar en la capital leridana, como estaba previsto, pasó de largo ante la incredulidad del centenar de pasajeros que se disponían a bajar en Lleida. De hecho, muchos ya habían empezado a levantar de sus asientos para coger sus cosas, pero en lugar de detenerse, el tren siguió adelante.

El servicio de AVE entre Madrid y Barcelona tiene dos tipos de viaje. El que se para en Lleida y el que va directo a Barcelona. Según explicaron anoche fuentes de Adif, a la entrada de la capital hay una bifurcación que dirige el tren hacia la estación o bien por el exterior de la ciudad si no se detiene. Un error en la dirección de comunicaciones hizo que en lugar de abrirse la vía hacia Lleida, se abriera la que va hacia Tarragona, por lo que el convoy no se detuvo. Así, siguió hasta la estación del Camp de Tarragona, donde el centenar de afectados tuvieron que esperar un tren que hiciera la ruta a la inversa, con parada en Lleida. En lugar de llegar a cinco y media de la tarde, lo acabaron haciendo una hora y media más tarde. Adif reconoció el despiste y explicó que se optó por no dar marcha atrás para no afectar a la totalidad de pasajeros. Las mismas fuentes insistieron en que en ningún momento hubo ninguna situación de peligro y que los afectados se les devolverá el importe del billete

Mejores Momentos