Esta es mi calle: Álvarez de Gato

Aquí en Madrid

| 07.11.2016

Más conocida como el Callejón del Gato, esta pequeña calle, totalmente peatonal, comienza en la calle de la Cruz y acaba en Núñez de Arce.

Concentra lo mejor del Madrid castizo, como los espejos deformantes en los que se inspiró Valle-Inclán para explicar sus esperpentos a través de Max Estrella, protagonista de Luces de Bohemia.

Los espejos todavía permanecen en la calle, en la fachada del bar Las Bravas, donde se conservan los originales. Este mítico establecimiento madrileño tiene la patente de la salsa brava, registrada por sus dueños en 1950.

Mítico también el tablao Villa-Rosa, abierto en 1911, toda una auténtica referencia mundial en el mundo del flamenco.