Un buen vino no tiene por qué ser caro

Y para comprobarlo, hacemos la prueba con una cata a ciegas en el centro de Madrid de un caldo gourmet y otro económico. Lo que queda claro tras el test es que el paladar de los madrileños no entiende de precios.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Ministerio de Justicia