Mi bebé de plástico

Lo que empezó siendo un juego de niños, se ha convertido en un auténtico boom entre los adultos. Hay quien los peina, los viste, los pasea y les compra todo tipo de complementos. Son los llamados “bebés Reborn”, unos muñecos que imitan a recién nacidos de una manera hiperrealista. Tanto es así, que a muchos les cuesta diferenciarlos de un bebé real.

Su creadora, Carmen, tarda unas tres semanas en fabricar cada muñeco de manera totalmente artesanal. Desde pelo natural, que se coloca de uno en uno, hasta una perfecta manicura, a estos bebés no les falta un solo detalle.

Dicen quienes los han visto, que estos muñecos despiertan la ternura de niños y adultos y que es imposible no enamorarse de ellos. Quizás por eso en España ya se han vendido cientos de estos muñecos, cuyo precio oscila entre los cuatrocientos y los mil quinientos euros.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Ministerio de Justicia