Adornos peligrosos

Muchos madrileños han aprovechado el puente de la Constitución para vestir sus hogares de Navidad. El árbol ha vuelto a salir del fondo del armario en el que descansa todo el año y ya ha sido decorado con alegres luces y coloridos adornos.

Toda una tradición que muchas familias comparten con ilusión pero que, si no se toman las debidas precauciones, puede acarrearnos algún que otro disgusto.

En algunas ocasiones acudimos a lugares poco fiables a comprar estos elementos decorativos que no siempre respetan las normas de seguridad básicas. Asegurarnos de que las luces navideñas están homologadas, utilizar regletas para no saturar los enchufes, refrescar los abetos naturales para evitar recalentamientos, son tareas sencillas pero imprescindibles para que todos disfrutemos de unas Navidades alegres y seguras.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Ministerio de Justicia