Tennessee, la banda sonora de los Estados Unidos

15.09.2015

Tennessee es un estado al sur de los Estados Unidos y regado por el río Mississippi que se distingue, entre otras muchas cosas, por ser el lugar donde se concentra más gente dedicada al mundo de la música, principalmente del country y del rock and roll y el blues.

Beatriz, madrileña de Arturo Soria, nos recibió en la capital de Tennessee, en Nashville, frente a un monumento muy conocido a nivel mundial: El Partenón. Obiviamente, es una copia del original griego. Por este y otros monumentos similares se conoce a Tennessee como la capital griega.

Nos llevó al pueblo donde vive, Franklyn, a media hora de la capital para ver un mercado de granjeros. Los productos de la compra son bastante caros pero uno se asegura de que son completamente orgánicos.

Tras enseñarnos su bonita casa en una urbanización privilegiada, pasamos por delante de la casa de la actriz Nicole Kidman y el cantante Keith Urban, una finca de 14 hectáreas.

Cambiando de registro, Beatriz nos llevó a conocer una tienda de muñecas muy especial y es que si lleva uno a su hija allí, te hacen una muñeca réplica de tu hija. Increíble...

Como Tennessee es un sitio muy rural, nos despedimos viendo una granja típica estadounidense.

Nuestro siguiente madrileño, Carlos de Chamartín, trabaja en el hospital de la universidad de Nashville para ayudar a oir a los niños sordos. Nos recibió al otro lado del río Cumberland para enseñarnos el downtown de Nashville y la majestuosa torre Batman, el Batman Builiding (http://es.touristlink.com/Estados-Unidos/at-amp-t-building/overview.html), uno de los símbolos de la ciudad. Hillsborough village, un barrio cercano a la universidad de Nashville, es donde vive Carlos y fue nuestro siguiente destino.

De vuelta a la ciudad vimos el edificio de la ópera que nos volvió a recordar porqué aquel lugar es conocido como la Atenas del Sur. Como nos encontramos en Tennessee, la ciudad de la música, no podíamos pasar por alto el paseo de la fama de la música country, situado justo enfrente del Country Music Hall of fame, osea, la catedral de la música country. Lo vimos por dentro y es realmente impresionante.

Luego nos fuimos al Wildhorse Saloon, donde nos enseñaron a bailar el famoso line dancing

Pilar, una madrileña de Móstoles, nos llevó de paseo por Memphis y empezamos por su corazón, Beale Street, la calle más turística de la ciudad. La calle Beale está llena de bares, tiendas de recuerdos, clubes y restaurantes. De hecho aquí es donde dicen nació el Rock'n Roll y donde vivió el mítico Elvis Presley. También es un paraíso de las Harley -Davidsons.

Al estar en Memphis, no podíamos dejar pasar la ocasión de ver el Fedex Forum, el estadio donde juega el equipo de baloncesto de la ciudad: Los Grizzlies de Memphis y donde su máxima estrella es un español de apellido ya ilustre: Marc Gasol. El pívot catalán, elegido este año para jugar de titular en el partido de las estrellas de la NBA es un auténtico icono de la ciudad. Pudimos comprobarlo en primera persona.

Pero la gran atracción de Memphis es sin duda Graceland, la mansión del rey Elvis. La entrada cuesta 40 dólares y es la segunda casa más visitada de todo Estados Unidos después de la Casa Blanca: Más de 600.000 personas 'peregrinan' por ella cada año.

También fuimos con Pilar al famoso Motel Lorraine, convertido en sede del Museo Nacional de los Derechos Civiles por la muerte de Martin Luther King en 1968, un líder de los derechos civiles y un luchador por la igualdad y justicia de todas las razas.

Seguimos viendo The Pyramid Arena, antigua cancha de los Grizzlies y actualmente una enorme tienda y hotel. Es una de las pirámides más grandes del mundo y lugar de visita habitual para los turistas. Y nos despedimos con las magníficas vistas desde arriba del gran río Mississippi.

Nuestro último madrileño en Tennessee fue Raúl, de San Sebastián de los Reyes, nos llevó a dar un paseo por el río Cumberland para ver el downtown de Nashville. Se trata del crucero General Jackson y por 40 dólares uno cena, ve un espectáculo y navega en uno de los mayores barcos fluviales de Estados Unidos.

Una vez fuera del barco fuimos a ver el hotel más grande del país: el Gaylord Opryland, un gigantesco macrohotel con una cascada y todo que nos recordó a la Estación de Atocha. Los americanos, desde luego, lo hacen todo a lo grande...

Nos despedimos yendo a Lynchburg, un pueblecito del sur de Tennessee camino de Alabama, famoso porque ahí está la destilería del famoso whiskey Jack Daniels

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: Pasaporte / DNI. Se recomienda llevarlo siempre encima. A partir del día 26 de octubre de 2004 todos los viajeros, incluidos los menores de edad, deberán llevar un pasaporte de lectura mecánica para beneficiarse del programa de exención de visados.

Sanidad: Condiciones excelentes. Aunque las condiciones de atención médica en EEUU son excelentes, sin embargo, el sistema de salud norteamericano difiere sustancialmente del español, dado que la cobertura sanitaria no es universal ni gratuita. Debido al elevado coste de los tratamientos médicos, gran parte de la población norteamericana está cubierta por un seguro médico particular. Por ello, la garantía de una asistencia médica imprevista requiere la subscripción de un seguro médico privado temporal, cerciorándose de que la cobertura contratada sea lo más amplia posible. Es muy conveniente informarse acerca del seguro médico suscrito con carácter previo al inicio del viaje, pues los médicos o los servicios de urgencias realizan a menudo comprobaciones antes de atender al paciente.

Moneda: Dólar. Se admiten en frontera 10.000 $. Las cantidades superiores deben declararse.

Otros: La legislación federal estadounidense por tenencia y tráfico de drogas es muy severa, aunque naturalmente varía en función de las cantidades de droga y de la reincidencia o no del traficante. En general, por tenencia y tráfico de cocaína, heroína, anfetaminas o LSD, existen diferentes tipos de penas. Se informa que en las calles y espacios públicos en general de todo Estados Unidos, está prohibido beber bebidas alcohólicas (cerveza, vino, ginebra, etc.). Si un policía ve a alguien bebiendo alcohol en un parque o en la calle, le puede poner una multa e incluso arrestar. También se informa que los menores de 21 años tienen prohibido beber bebidas alcohólicas (incluso en bares y licorerías). Se recomienda siempre llevar la debida documentación en estado vigente, sobre todo en los Estados fronterizos del Sur, dadas a las estrictas leyes de inmigración.