Dublín, la vibrante capital de Irlanda

04.04.2016

Nos vamos hasta Dublín, la capital de Irlanda, que se encuentra a 1.450 kilómetros de Madrid y cuenta con medio millón de habitantes. Cada 17 de marzo la gente se lanza a la calle para celebrar su fiesta nacional, San Patricio, y la ciudad se tiñe de verde. Conocida como la isla esmeralda, Irlanda es el segundo país con más pelirrojos en el mundo y destaca por la juventud de su población

Nuestra primera madrileña, Leticia, nos recibe en pleno desfile de San Patricio, que se lleva organizando desde 1996. Nos cuenta la historia de San Patricio, la importancia del color verde y descubrimos que el trebol es el símbolo nacional porque San Patricio se servía de él para explicar el milagro de la Santísima Trinidad. Esta madrileña está encantada con el ambiente de Dublín, aunque le sorprendió conocer que la estadística dice que un tercio del sueldo los irlandeses lo destinan a alcohol. Tras el desfile, la ciudad se llena de conciertos y cerveza, ya que en un sólo día se llegan a vender 10 millones de cervezas.

Álvaro nos espera en el Phoenix Park, el parque vallado más grande de Europa. Una de las principales atracciones del parque son los ciervos salvajes que viven en él. Dejamos la tranquilidad del parque para conocer el centro de Dublín. La calle O´Connell es la principal arteria de la ciudad y junto a ella se encuentra el río, que divide la ciudad en dos mitades. El Spire es la escultura más alta del mundo con más de 120 metros y se encuentra en el centro de Dublín, una "aguja gigante" con una base de tres metros que se va estrechando hasta llegar a los 15 centímetros en su extremo superior. Álvaro nos lleva hasta una pequeña iglesia anglinada, San Michan, ya que en su interior se encuentra el órgano en el que Händel compuso su famoso Mesías. Hablar de Dublín es hablar de U2 y nuestro madrileño nos ha llevado al lugar en el que la famosa banda comenzó a tocar, justo enfrente de lo que hoy es su hotel el The Clarence. Uno no puede irse de Dublín sin pasar por la fábrica de la famosa cerveceza Guinness, el lugar más visitado de la ciudad. Álvaro se anima a cantar el himno "no oficial" de Irlanda junto a la estatua más emblemática de la ciudad, la de Molly Malone. Nos despedimos de nuestro madrileño en el barrio The Temple Bar, la zona más turística y dónde se encuentran los pubs más conocidos de Dublín, como el Temple Bar.

La siguiente madrileña es Margarita, que lleva ya más de dos décadas en Irlanda, y trabaja en su propia empresa de turismo "Irlanda en Español". Hemos recorrido a bordo de uno de sus autobuses turísticos el casco viejo de Dublín, hasta llegar a la Catedral de San Patricio. Desde ahí nos hemos ido al lugar en el que comenzó la ciudad de Dublín con los primeros asentamientos vikingos. La universidad más antigua de Irlanda es el Trinity College, que se fundó en 1592 y está considerada una de las mejores de Europa. Una de las curiosidades con las que nos hemos encontrado es que algunas iglesias anglicanas en desuso han decidido reconvertirlas en bar. Margarita nos ha llevado hasta el castillo de Malahide, a pocos kilómetros de Dublín. No podíamos despedirnos de nuesrtra madrileña sin vivir en directo un espectáculo de Céilidn, la danza típica gaélica.

Isabel y su familia nos esperan en Celbridge, a unos 20 kilómetros de Dublín, que es conocido por ser el pueblo más grande de Irlanda pese a tener una calle. El pueblo es muy conocido porque en él nació Arthur Guinness, una de las principales personalidades de Irlanda. Nos han llevado hasta la casa palaciega más antigua y grande de Irlanda, Castletown. Nos hemos ido con Isabel hasta Howth, el pueblo de pescadores en el que desembarcaron los vikingos por primera vez. En la zona del puerto es habitual ver a los leones marinos esperando a que los barcos lleguen con la mercancía. Antes de despedir a nuestra familia de madrileños hemos aprovechado para degustar un buen plato de Fish´n Chips en el local más conocido de esta especialidad.

En Enniskerry nos espera Beatriz junto a su marido, que nos habían citado en la mansión de Powerscourt, cuyos jardines tardaron 20 años en terminarse. Junto a los jardines nos encontramos el cementerio de las mascotas de la antigua casa. Nos hemos ido hasta Killiney, que es dónde Bono, el lider de U2, tiene su casa. Nuestra madrileña nos ha llevado a la famosa universidad King´s Inns dónde, tras quedarse en paro, decidió estudiar Derecho. Paseando por Dublín nos encontramos con las estatuas de la hambruna, unas esculturas emblemáticas dentro de la ciudad. El famoso arquitecto español Santiago Calatrava también ha construido un puente en Dublín, el Samuel Beckett. Hemos paseado por la zona más moderna y tecnológica de Dublín dónde se han instalado las sedes de Facebook, Google, Yahoo!, etc.

RECOMENDACIONES DE VIAJE

Documentación: DNI.

Visado: No.

Vacunas: No son obligatorias ni necesarias.

Moneda: Euro.

Seguridad: Irlanda es un país muy seguro. No obstante, deben tomarse especiales precauciones en las zonas comerciales más concurridas de las principales ciudades y, en particular, de Dublín, por la presencia de numerosos carteristas.

Sanidad: Se recomienda a los turistas obtener la tarjeta sanitaria europea (antiguo formulario E-111) en la Seguridad Social española para obtener asistencia sanitaria.

Datos útiles: En Irlanda los vehículos tienen el volante a la derecha y circulan por la izquierda. El permiso de circulación español es válido en Irlanda. La legislación sobre la materia es muy estricta. Se practican intensivos controles en todas las vías de entrada en el país, incluidos los aeropuertos. El consumo y la posesión de todo tipo de drogas, con independencia de la cantidad, está castigado duramente. Los enchufes eléctricos son de tipo trifásico, por lo que es necesario utilizar un adaptador para los aparatos eléctricos españoles. La corriente eléctrica es de 220 V. El clima es muy cambiante, pero no presenta temperaturas extremas en ninguna estación del año