Iñaki Miramón... ¡manos quietas!

Iñaki Miramón... ¡manos quietas!