¡Reclame, reclame!

¡Reclame, reclame!

Reclamar parece una tarea imposible, sólo hay que tener paciencia y usar las vías correctas para que se no se vean alterados nuestros derechos.