Seis detenidos en una pelea entre radicales de izquierda y neonazis en la sala Caracol de Lavapiés

Seis detenidos en una pelea entre radicales de izquierda y neonazis en la sala Caracol de Lavapiés

Una pelea multitudinaria entre grupos de extrema izquierda y derecha el pasado sábado en el barrio madrileño de Lavapiés se ha saldado con seis detenidos, en una trifulca que tuvo su origen tras un concierto neonazi en la sala Caracol.

El enfrentamiento, en el que participaron cerca de medio centenar de personas, se produjo en la confluencia de la calle de Bernardino Obregón y la ronda de Valencia cerca de la medianoche.

Según informa el diario ABC la celebración de un evento neonazi en Lavapiés propició que grupos de extrema izquierda elaboraran una cadena de mensajes y para juntar gente para un posible enfrentamiento.Fuentes policiales han explicado a Efe que esta pelea acabó con seis detenidos acusados de riña tumultuaria y atentado contra agentes de la autoridad. Cinco de estas personas ya pasaron a disposición judicial mientras que una se encuentra hospitalizada con pronóstico reservado.

Minutos antes de la reyerta había finalizado un concierto de temática neonazi en la sala Caracol

Minutos antes de este suceso, había finalizado un concierto de temática neonazi en la sala Caracol, que reunió a bandas de extrema derecha como Brigada Totenkopf e Iberian Wolves. La dirección de Caracol ha lanzado un mensaje en redes sociales pidiendo disculpas por este evento y acusan a los organizadores de haberles engañado. Asimismo, afirman que la Policía recomendó no cancelar la programación ya que "ellos mismos no se consideraban aptos para ofrecer la protección y seguridad para que pudiéramos cancelarlo".

Los responsables de la sala piden disculpas

La Sala Caracol de Madrid ha pedido disculpas por acoger un concierto de extrema derecha y ha asegurado que fueron engañados por los organizadores del evento, de los que desconocían su ideología y emprenderán acciones legales contra ellos. En un comunicado difundido a través de las redes sociales, la Sala Caracol ha explicado que como en cada evento pidieron el cartel y el link de las entradas anticipadas a estos organizadores quienes dijeron que solo se trataba de un evento privado al que acudirían amigos y familiares y que no podían proporcionarles más información.

La sala Caracol asegura que durante 27 años han rechazado cualquier tipo de ideología racista o xenófoba

Minutos previos a la apertura del concierto agentes de la Policía Nacional preguntó a la Sala Caracol por este evento con un cartel que desconocían porque nunca se les había enviado. "Fue publicado a espaldas nuestras y sin saberlo momentos antes de la apertura de puertas. La Policía nos informa que por el público que llegaba se trataba de un evento de extrema derecha pero recomendaba seguir adelante con el mismo para que el barrio no se viera afectado en protestas y actitudes violentas provocadas por dicha cancelación", han expuesto.

Así, "visto el margen de reacción y "el apoyo nulo para cancelar el evento" han indicado que se sintieron "obligados" a realizar el concierto. "Nos hemos sentido engañados y vamos a proceder a tomar medias legales contra el organizador del evento", ha aseverado. Por último, desde la Sala Caracol han defendido que han rechazado durante 27 años "cualquier tipo de ideología racista, xenofobia y en contra de los derechos humanos".

"Agradecemos a los promotores, artistas público y amigos las muestras de apoyo que hemos recibido en estos momentos de confusión y desaliento. Pedimos disculpas a Guacamayo Tropical por tan inoportuno engaño y os recordamos que todo nuestro personal trabaja bajo un protocolo de inclusión y alertas a las agresiones. Por un Madrid libre, abierto y lleno de amor", han concluido.