Los hosteleros se niegan a que el centro de Madrid sea zona de protección acústica especial. Piden diálogo.

Ruido nocturno