Los españoles secuestrados en Colombia dicen que pensaron que les iban a matar y que les "machacaron psicológicamente".

Final feliz